Inicio Artículos Una respuesta abierta a «Los enanos también empezaron pequeños», de José Carlos Yrigoyen