Inicio Hemeroteca Una entrevista a Charles Bukowski por Sean Penn

Una entrevista a Charles Bukowski por Sean Penn

por Verboser

En 1987, el actor y poeta Sean Penn tuvo la oportunidad de entrevistar al mítico Charles Bukowski a propósito del estreno de Barfly, un film autobiográfico protagonizado por Micky Rourke y Faye Dunaway, y escrito por el mismo Bukowski, en donde narra además sus primeros años como escritor; película en la que hace un pequeño cameo y que le da vida en la pantalla a Henry Chinaski, alter ego del escritor. La entrevista fue publicada en la revista Interview.

 

Los chicos duros escriben poesía

Charles Bukowski nació en Andernach, Alemania, en 1920. A la edad de tres años fue llevado a los Estados Unidos y criado en Los Ángeles. Actualmente reside en San Pedro, California, con su esposa, Linda. Un notorio borracho, peleador y mujeriego, Genet y Sartre lo llamaron «el mejor poeta en América,» pero sus amigos lo llaman Hank.

BARES:
Ya no voy mucho a bares. Saqué eso de mi sistema. Ahora, cuando entro a un bar, siento náuseas. Estuve en demasiados, es apabullante. Eso es para cuando eres más joven, sabes, y te gusta pelear con tipos y hacerte el macho, tratando de ligar mujeres. A mi edad, ya no necesito nada de eso. Hoy sólo entro a los bares para mear. Demasiados años en el bar, fueron tan malos que cada vez que entro a un bar, atraviezo la puerta, empiezo a vomitar.

EL ALCOHOL:
El alcohol es probablemente una de las mejores cosas que han llegado a la tierra, además de mí. Sí, estas son dos de las más grandiosas cosas llegadas a la superficie de la tierra. Así que… nos llevamos bien. Es destructivo para la mayoría de la gente, pero yo soy un caso aparte. Todo mi trabajo creativo lo hago mientras estoy intoxicado. Incluso con las mujeres, sabes… Siempre he sido reticente durante el sexo, y el alcohol me ha permitido ser más libre sexualmente. Es un alivio porque básicamente soy una persona tímida e introvertida, y el alcohol me permite ser este héroe que atraviesa el espacio y el tiempo, haciendo todas estas cosas atrevidas… Así que me gusta.

FUMAR:
Me gusta fumar. El humo y el alcohol se complementan bien. Yo solía despertarme después de una borrachera y había fumado tanto que mis manos estaban amarillas, casi marrones, como si tuviera puestos guantes. Y decía: ‘¡Mierda! ¿Cómo se verán mis pulmones? ¡Oh, Jesús!’.

PELEAS:
La mejor sensación es cuando golpeas a un tipo que no se supone deberías golpear. Una vez me metí con alguien que hablaba demasiado. Y le dije: ‘Bueno, vamos’. Él no era un problema, le gané la pelea fácilmente. Después, el tipo estaba en el piso. Tenía la nariz ensangrentada. Me dijo: ‘Jesús, te movías muy lento, hombre. Pensé que sería fácil. Y cuando empezó la maldita pelea, ya no podía ver tus manos, te volviste tan rápido. ¿Qué pasó?’. Le dije: ‘No sé, hombre. Eso sucede. Guárdatelo. Guárdatelo para el momento’.

Mi gato, Beeker, es un luchador. A veces lo maltratan pero siempre es un ganador. Le enseñé todo sabes… golpear con la izquierda, y mantener la derecha.

GATOS:

Charles Bukowski y Sean Penn


Es bueno tener muchos gatos alrededor. Si te sientes mal, solo mira a los gatos y te sentirás mejor, porque ellos lo saben todo, tal como es. No hay por qué entusiasmarse y ellos lo saben. Son salvadores. Cuantos más gatos tengas, más tiempo vivirás. Si tienes cien gatos, vivirás diez veces más que si tienes diez. Algún día esto será descubierto, y las personas tendrán miles de gatos y vivirán para siempre. Es realmente ridículo”.

LAS MUJERES Y EL SEXO:
Yo las llamo máquinas de quejarse. Las cosas con un tipo nunca están bien para ellas. Y cuando me tiran toda esa histeria, olvídate… Tengo que salir, agarrar el auto e irme. A cualquier lado. Conseguir una taza de café donde sea. En cualquier lado. Cualquier cosa menos otra mujer. Supongo que fueron hechas de diferente manera, ¿cierto? Cuando la histeria empieza, se acaba todo. Te tienes que ir, ellas no entienden. ‘¿A dónde vas?’, te gritan. ‘¡Me largo de aquí, nena!’. Piensan que soy un misógino, pero no es verdad. Son puras habladurías. Solo escuchan «Bukowski es un cerdo macho chauvinista», pero no revisan la fuente. Seguro hago que las mujeres se vean mal a veces, pero hago lo mismo con los hombres. Incluso yo me veo mal. Si realmente pensara que algo es malo, diría que es malo, -hombre, mujer, niño o perro-. Las mujeres son tan sensibles, piensan que me las agarro con ellas. Ése es su problema.

LA PRIMERA VEZ:
Mierda! la primera vez fue muy extraña. No sabía cóm

o hacerlo, y ella me enseñó a chuparle la concha y todas esas cosas. No sabía nada. Me acuerdo que decía: ‘Sabes Hank… eres un buen escritor, pero no sabes una mierda sobre mujeres’. ‘¿Qué quieres decir? He cogido con muchas mujeres’. ‘No, no sabes nada. Déjame enseñarte algunas cosas’. Y yo dije: ‘está bien’ y ella dijo: ‘Eres un buen estudiante, aprendes muy rápido’. Eso fue todo. (Está un poco avergonzado. No por los detalles sino por el sentimentalismo del recuerdo). Pero toda esta mierda de chupar conchas se puede poner un poco servil. Me gusta complacerlas, pero… todo está sobrevalorado. El sexo sólo es una gran cosa si no consigues nada.

EL SEXO ANTES DEL SIDA (Y SU MATRIMONIO):
Yo nada más entraba y salía de entre las sábanas. No sé, era una especie de trance, un maldito trance. Yo solo cogía y cogía (risas)… Y lo hice!(risas)
Y las mujeres, bueno… dices algunas cosas, y las tomas de la muñeca: ‘Vamos, nena’. Las llevaba hasta el dormitorio y me las cogía. Y realmente lo hacen. Cuando uno entra en ese ritmo, sigue adelante. Hay muchas mujeres solitarias allá afuera. Se ven muy bien, pero no se saben conectar. Están sentadas solas, yendo al trabajo, volviendo a casa… es algo maravilloso para ellas tener un tipo que se les aparezca. Y si él se sienta alrededor, bebe y conversa, es entretenido. Estuvo bien… y tuve suerte. Mujeres modernas… ellas no cosen tus bolsillos. Olvídate de eso.

ESCRIBIR:
Escribí un cuento desde el punto de vista de un violador de una niña pequeña. Así que la gente me acusó. Fui entrevistado. Me decían: ‘¿Te gusta violar a niñitas?’. Dije: ‘Por supuesto que no. Estoy fotografiando la vida’. Me metí en muchos problemas con montones de cosas. Por otro lado, los problemas venden libros. Pero, finalmente, cuando escribo es para mí. (Da una larga pitada a su cigarrillo). Es como esto. La pitada es para mí, la ceniza es para el cenicero. Eso es publicar.
Nunca escribo durante el día. Es como correr por el supermercado desnudo. Todos te pueden ver. En la noche es cuando sacas los trucos de la manga… la magia”.

LA POESÍA:
Siempre recuerdo que, en el patio de la escuela, cuando la palabra «poeta» o «poesía» aparecía, todos los pendejos se reían y se burlaban. Puedo ver por qué, porque es un producto falso. Ha sido falso y snob por siglos. Es ultradelicado, sobrevalorado. Es un montón de mierda. Durante siglos, la poesía ha sido una total basura. Es una farsa.
Ha habido algunos buenos poetas, no me malentiendan. Hay un poeta chino llamado Li Po. Podía poner más sentimiento, realismo y pasión en cuatro o cinco sencillas líneas que la mayoría de los poetas en sus doce o trece páginas de mierda. Él bebía vino también… y solía prenderle fuego a sus poemas, navegar por el río y beber vino. Los emperadores lo amaban porque podían entender lo que decía. Por supuesto, sólo quemó sus poemas malos. Lo que yo quise hacer, si me disculpa, es incorporar el punto de vista de los obreros sobre la vida… los gritos de sus esposas que los esperan cuando vuelven del trabajo. Las realidades básicas de la existencia de cualquier hombre… algo que pocas veces se menciona en la poesía desde hace siglos. Mejor, que quede registrado que dije que la poesía es una mierda desde hace siglos. Es una vergüenza.

CELINE:
La primera vez que leí a Celine, me fui a la cama con un enorme paquete de galletas Ritz. Empecé a leerle y comía una galleta Ritz y reía y comía otra. Leí toda la novela de un tirón. Y la caja de galletas quedó vacía. Me levante y tomé agua. Debiste verme, no podía moverme. Eso es lo que un buen escritor te haría. Estará cerca de matarte, un mal escritor también lo haría.

SHAKESPEARE:
Es ilegible y sobrevalorado, pero la gente no quiere escuchar eso. Veras, uno no puede atacar santuarios. Shakespeare está inmerso a través de los siglos. Puedes decir que un tipo es un mal actor pero no puedes decir que Shakespeare es mierda. Mientras más tiempo algo esté alrededor, los snobs se adhieren a esto, como un chupón. Cuando los snob sienten que algo es seguro, atacan. En el momento en el que les dices la verdad, se vuelven locos. No pueden con eso. Atacan su propio proceso de pensar. No me agradan.

MATERIAL DE LECTURA FAVORITO:
Leí en el The National Enquirer: ‘¿Tu esposo es homosexual?’. Linda me dijo: ‘Tienes voz de maricón!’ Yo dije: ‘¿oh si? Siempre me lo pregunté’. (risas). Este artículo decía: ‘¿Él se depila las cejas?’. Y pensé mierda! Lo hago todo el tiempo. Ahora sé lo que soy. Me depilo las cejas… Soy un maricón!. Está bien. Es gentil que el The National Enquirer me diga lo que soy.

HUMOR Y MUERTE:
Acerca del último gran humorista, era un tipo llamado James Thurber. Pero su humor era tan grandioso que tuvieron que ignorarlo. Este tipo era alguien al que llamas un psicólogo/psiquiatra de edades. Tenía esta cosa de hombre/mujer, veía cosas. Era un sanador. Su humor era tan real que casi tenías que gritar de risa, era una liberación frenética. Después de Thurber, no me imagino a alguien más. Yo tengo algo de eso, pero no como él. Lo que tengo no lo llamaría humor, lo llamaría un «borde cómico». Me enganché con eso. No importa que pase…es ridículo. Casi todo es ridículo. Cagamos todos los días. Eso es ridículo. Tener que seguir meando, poniendo comida en nuestras bocas, no sales cera de los oídos. Tenemos que rascarnos a nosotros mismos. Muy tonto y feo, ¿cierto? Las tetas son inútiles a menos que…

Sabes, somos monstruosidades. Si realmente pudiéramos ver esto, podríamos amarnos a nosotros mismos… Entender cuán ridículos somos, con nuestros intestinos alrededor, mierda recorriendo lentamente mientras nos miramos a los ojos diciéndonos: ‘Te amo’.
Nuestras cosas se queman se vuelven mierda y nunca tiramos un pedo cerca del otro. Todo tiene un borde cómico…

Y entonces morimos. Pero la muerte no nos ha ganado. No muestra credencial alguna-Nosotros las mostramos todas. ¿Con el nacer nos ganamos la vida? No realmente, pero seguimos atrapados con la hija de puta. Me molesta. Me molesta la muerte. Me molesta la vida. Me molesta estar atrapado entre las dos. ¿Sabes cuantas veces he intentado suicidarme? (Linda pregunta “intentar?”). Dame tiempo, sólo tengo 66. Sigo trabajando en eso.

Nada te molesta cuando tienes tendencias suicidas, excepto perder las carreras de caballos. De alguna manera eso te molesta. ¿Por qué sucede esto? Porque usas la mente en las carreras y no el corazón.

Nunca monté un caballo.
No me interesa mucho el caballo, sino el proceso de acertar o no selectivamente.

CARRERAS:
Durante un tiempo trate de ganarme la vida con las carreras. Es doloroso. Es emocionante. Todo está en juego, la renta, todo. Pero, se tiende a ser cuidadoso y no es lo mismo.
Una vez estuve sentado en la curva. Había doce caballos en la carrera y estaban todos amontonados. Se veía como (parecía) una gran carga. Todo lo que veía eran los enormes traseros de los caballos subiendo y bajando. Parecían locos. Miraba los traseros de esos caballos y pensaba: ‘¡Esto es una locura, es una locura total!’. Pero hay otros días en los que ganas 400 o 500 dólares, ganas ocho o nueve carreras seguidas, te sientes como un dios, como si lo supieras todo. Y todo está en su lugar.

(Hacía mí:)

CB: ¿No todos tus días son buenos, o sí?
SP: No
CB: ¿Algunos son buenos?
SP: Sí.
CB: ¿Muchos de ellos?
SP: Sí
(Después de la pausa, una risa sorpresiva)
CB: Pensé que dirías: ‘algunos’… ¡qué decepcionante!.

PERSONAS:
No miro mucho a la gente. Es perturbador. Dicen que si miras mucho a una persona empezarás a verte como ella. Pobre Linda.

La mayoría del tiempo puedo lidiar sin la gente.  No me llenan, me vacían. No respeto a nadie. Tengo un problema en ese sentido… Estoy mintiendo. ¡Pero créeme es verdad!.

SER RECONOCIDO EN LAS CARRERAS:
El otro día estaba sentado y sentía que me miraban. Sabía lo que venía así que me paré, ¿sabes?. Y alguien dijo: ‘Disculpe’ y yo le dije ‘Sí, dígame’. Él dijo: ‘¿Es usted Bukowski?’. Yo dije ‘¡No!’. Él dijo: ‘Supongo que la gente le pregunta eso todo el tiempo, ¿o no?’ y yo le dije: ‘Sí’, y me fui caminando. Ya hemos discutido sobre esto, no hay nada como la privacidad. Me agrada la gente. Es bueno que les gusten mis libros y todo eso pero no soy un libro, ¿ves?. Soy el tipo que lo escribió, pero no los quiero a ellos echándome rosas o cualquier cosa. Quiero que me dejen respirar. Quieren salir conmigo. Creen que traeré algunas putas, música salvaje y golpearé a alguien. Leyeron las historias. ¡Esa mierda paso hace 20 o 30 años!

FAMA:
Es una destructora. Es una puta, una perra. La mayor destructora de todos los tiempos. Me tocó la mejor parte, era famoso en Europa y desconocido aquí. Soy uno de los hombres más afortunados del mundo. Un maldito suertudo. La fama es terrible. Es una medida en la escala del común denominador, mentes trabajando por lo bajo. Es inútil. Una audiencia selecta es mejor.

SOLEDAD:
Nunca he estado solo. He estado en una habitación. Me he sentido suicida, he estado deprimido. Me he sentido horrible, horrible a pesar de todo. Pero nunca sentí que otra persona pudiera entrar a esa habitación y curarme… ni ningún número de personas. En otras palabras, la soledad no es algo que me molesta porque siempre me incliné a estar solo. Me siento solo estando en una fiesta o en un estadio lleno de gente animando algo. Citaré a Ibsen: ‘Los hombres más fuertes son los más solos’. Nunca pensé: ‘Bueno, alguna hermosa rubia entrará y vamos a coger, y frotará mis bolas y me sentiré bien’. No, eso no ayudaría. Sabes cómo piensa la gente: ‘Wow, es viernes por la noche. ¿Qué vamos a hacer?, ¿quedarnos sentados aquí?’. Bueno, sí. No hay nada allá afuera. Es una estupidez. Gente estúpida mezclándose con gente estúpida. Siendo estúpidos entre ellos. Nunca he tenido la necesidad de lanzarme hacía la noche. Me escondía en los bares porque no quería esconderme en las fábricas. Eso es todo. Lo siento por los millones, pero nunca he estado solo. Me gustar estar conmigo mismo. Soy el mejor entretenimiento que tengo. ¡Bebamos más vino!.

OCIO:
Esto es muy importante, tener tiempo libre. La paz es esencial. Parar completamente y no hacer nada por largos periodos, para no perderlo todo. Seas cualquier cosa, un actor, una ama de casa; tiene que haber grandes pausas en las que no hagas nada. Solo tirarte en la cama y ver el techo. Esto es muy, muy importante… no hacer nada. Muy, muy importante. ¿Cuánta gente lo hace en esta sociedad moderna? Muy pocos. Es por eso que todos están tan locos, frustrados, molestos y odiosos. En los viejos tiempos, antes de estar casado, o conocer a muchas mujeres, bajaba las cortinas y me metía en la cama por tres o cuatro días. Me paraba a cagar, a comer una lata de frijoles y volvía a la cama, me quedaba ahí por tres o cuatro días. Después me ponía ropa y caminaba afuera, y la luz del sol era brillante, y los sonidos maravillosos. Me sentía poderoso, como una batería recargada. Pero ¿sabes que me tiraba al suelo? El primer rostro humano que veía en la vereda. Casi perdía la mitad de mi carga. Este rostro monstruoso, en blanco, mudo e insensible cargado de capitalismo… «el opresor». Pero aun así valía la pena, me quedaba la mitad de carga todavía. Entonces, sí. Tiempo libre. Y no me refiero a tener tiempo libro para pensamientos profundos. Me refiero a no tenerlos en absoluto. Sin pensamientos sobre el progreso, o sobre uno mismo. Solo ser un vago, es hermoso.

LA BELLEZA:
No hay nada como la belleza, especialmente en el rostro humano… lo que llamamos fisionomía. Todo es un matemático e imaginario alineamiento de características. Por ejemplo, si la nariz no sobresale demasiado, los lados están de moda, si las orejas no son muy grandes o el largo del cabello. Es una clase de espejismo generalizado. La gente cree que ciertos rostros son bellísimos, pero, realmente, no lo son. Es una ecuación matemática de cero. La «verdadera belleza» viene, por supuesto de la personalidad. No tiene nada que ver con cómo rasuran las cejas. Me han dicho de tantas mujeres que son hermosas… y cuando las veo es como mirar un plato de sopa.

LA FEALDAD:
No existe tal cosa como la fealdad. Hay algo llamado deformidad, pero fuera de eso la «fealdad» no existe. He dicho.

HABÍA UNA VEZ:
Era invierno. Me moría de hambre intentando ser un escritor en Nueva York. No había comido en tres o cuatro días. Así que, dije: ‘Voy a comer una gran bolsa de popcorn’. Dios!, no había comido por tanto tiempo… sabía tan bien!.  Cada grano de maíz era como un filete!. Lo que masticaba caería en mi pobre estómago. Mi estómago hubiera dicho: ‘¡GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS!’. Estaba en el cielo, caminando por ahí, y dos tipos se acercaron, uno le dijo al otro: ‘Dios Santo!’, el otro le dijo: ‘¿Qué pasa?’ ‘¿Viste a ese sujeto comiendo popcorn? ¡Dios, qué horrible!’. Entonces no pude disfrutar el resto de la bolsa. Pensé ‘¿a qué te refieres con qué horrible?’. Yo estaba en el cielo. Supongo que estaba algo sucio. Siempre saben cuando alguien está jodido.

LA PRENSA:
Es algo así como ser atacado. ‘Bukowski es desagradable’, eso me hace reír, ¿sabes?, me gusta. ‘¡Oh, él es un terrible escritor!’. Yo sonrío más. Me alimento de eso. Cuando un tipo me dice ‘Oye, ¿sabes que están enseñando libros tuyos en tal universidad?’, me quedo boquiabierto. No lo sé… es aterrador ser muy aceptado. Sientes que hiciste algo mal.

Disfruto las cosas malas que se dicen de mí. Aumenta las ventas de los libros y me hace sentir malo. No me gusta sentirme bueno porque soy bueno. Pero, ¿malo?. Sí, me da otra dimensión (levantando el meñique izquierdo). ¿Alguna vez viste este dedo? (el dedo parece estar paralizado en forma de L). Lo rompí, una noche estando ebrio. No lo sé, supongo que simplemente no se ajustó a la derecha. Pero, funciona perfecto para la letra ‘a’ (en su máquina de escribir)… y qué diablos, le agrega algo más a mi personaje. Ves… Ahora tengo un personaje y una dimensión.

VALENTIA:
La mayoría de los llamados valientes carecen de imaginación. Como si no pudieran concebir lo que sucedería si algo saldría mal. Los verdaderos valientes se enfrentan a su imaginación y hacen lo que tienen que hacer.

MIEDO:
No sé nada de eso (risas).

LA VIOLENCIA:
Creo que la violencia es malinterpretada a menudo. Ciertamente la violencia es necesaria. Está ahí, en todos nosotros, una energía que exige una salida.  Creo que si esa energía está comprimida, nos volvemos locos. La paz final que todos deseamos no es un área deseable. De algún modo, en nuestra construcción, no estamos destinados a eso. Por eso me gusta ver peleas de box, y porque, cuando era joven, me gustaba pelear en callejones oscuros. El ‘expulsar la energía con honor’ es a veces llamado violencia. Hay una locura interesante y una locura desagradable. Hay buenas y malas formas de violencia. Así que, de hecho… es un término vago. Con tal de que no sea a costa de otros estará bien.

DOLOR FÍSICO:
Cuando era niño solían performarme. Tenía estos grandes remolinos. Con el tiempo, te endureces hasta que ya no sientes dolor físico. Cuando estuve en el Hospital General, un tipo caminó hacia mí y dijo: ‘Nunca vi a alguien que aguantar así la aguja con tal frialdad’. Eso no es valentía, si soportas suficiente dolor, cedes. Es un proceso, un ajuste.

El dolor mental no puede ser ajustado. Me mantengo lejos de él.

PSIQUIATRAS:
¿Qué es lo que consiguen los pacientes de psiquiatras? Cuentas.

Creo que el problema entre el psiquiatra y sus pacientes es que el psiquiatra actúa de acuerdo a un libro, mientras el paciente llega por lo que la vida le hizo. Aunque el libro tiene cierta percepción, las páginas siempre son las mismas en el libro y cada paciente es algo diferente. Hay más problemas individuales que páginas. Entiendes? Hay mucha gente loca como para resolverlo diciendo: ‘tantos dólares por hora, cuando suene el timbre terminamos’. Solo eso puede llevar a alguien que está cerca de la locura a la locura total. Empiezan a abrirse y a sentirse bien, cuando el zopenco dice: ‘Enfermera, haga la próxima cita’. Pierden el rastro del premio, lo cual también es anormal. Es asquerosamente mundano. El tipo está ahí para quedarse con tu trasero, no para curarte. Él quiere tu dinero. Cuando suena el timbre traen a otro ‘loco’. Entonces el sensible ‘loco’ se dará cuenta que para cuando suene el timbre se lo habrán cogido. No hay límite de tiempo para curar la locura, tampoco hay cuenta para eso. La mayoría de psiquiatras que he visto parecen estar al límite de ellos mismos. Pero están muy cómodos, creo que están demasiado cómodos. Creo que el paciente quisiera ver algo de locura, no mucha. Ahhhhhhhhh! (aburrido). Los psiquiatras son inútiles. Siguiente pregunta.

LA FE:
La fe está bien para los que la tienen, mientras no me la tiren por la cabeza. Tengo más fe en mi plomero que en el ser eterno. Los plomeros hacen un buen trabajo. Dejan que la mierda fluya.

CINISMO:
Siempre me han acusado de ser un cínico. Creo que el cinismo es una uva agria. Es una debilidad. Es decir: ‘Todo está mal ¡TODO ESTÁ MAL! ¿sabes?’ ‘Esto no es correcto’. El cinismo es la debilidad que evita que nos ajustemos a lo que ocurre en el momento. Sí, el cinismo es definitivamente una debilidad, justo como el optimismo. ‘El sol brilla y los pájaros cantan… tan sonriente’. Eso también es mierda. La verdad vive en algún lugar entre los dos. Lo que es, sólo es. Si no estás listo para manejarlo… te jode.

MORAL CONVENCIONAL:
Quizá no exista el infierno, pero puede que quienes me juzgan hayan creado uno. Creo que la gente piensa demasiado. Piensan demasiado todo. Tienes que averiguar que te sucede para saber cómo reaccionarás. Voy a usar un término extraño… «bueno». No sé de donde viene, pero siento que ahí hay una extensión de bondad nacida en cada uno de nosotros. No creo en Dios, pero creo en la “bondad” como un tubo corriendo por nuestros cuerpos. Puede nutrirse. Siempre es mágico, cuando un extraño en la carretera, atorado en el tráfico, hace espacio para que puedas cambiar de carril… te da esperanza.

SOBRE SER ENTREVISTADO:
Es como estar atrapado en una esquina. Es embarazoso. Por eso, no siempre digo toda la verdad. Me gusta jugar y burlarme un poco. Así que doy algo de información falsa por el gusto de entretener y eso. Así que si quieren saber de mí, nunca lean una entrevista. Ignoren esta, también.

Interview magazine, Septiembre 1987

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Deja un comentario