Inicio Artículos Bob Dylan y la Generación Beat

Bob Dylan y la Generación Beat

por Luis Martin Cueva

por Luis Martín Cueva

El pasado 12 de julio se estrenó mundialmente el documental  Rolling Thunder Revue: A Bob Dylan Story que narra lo que fue la gira musical por Estados Unidos de 1975 del mítico Nobel de literatura Bob Dylan,  junto con otros artistas. Bajo la dirección de Martin Scorsese, esta producción de Netflix viene recogiendo buenos comentarios por parte de la crítica y del público fanático que busca conocer más de la vida de este músico. A continuación una guía  de las influencias de Dylan y su historia artística y literaria como parte de una generación.  

Los Beats

Bob Dylan podría en sí mismo constituirse una generación, un espectro generacional, que marcó una época de decisivos cambios, y que continúa hasta hoy en día, construyendo un legado que no deja de llamar la atención. La sorpresiva entrega del Premio Nobel de Literatura otorgado al músico en el año 2016, no estuvo exenta de la polémica. Su sintomático silencio, al recibirlo, el efecto de su rebeldía que ha encontrado en su obra un poderoso rasgo de identidad, no es mas que una fuente adicional para alimentar el mito que significa Dylan en el mundo.

Y es que Bob Dylan no puede sino comprenderse dentro de una amplia tradición, que en medio de una feroz guerra, exigía, con espíritu rebelde y contestatario, una revolución, en todos los ámbitos posibles: desde lo político-social, hasta lo artístico-cultural.

En esa dirección, encontraría en la Generación Beat el sustento de sus aspiraciones artísticas. Su admiración por el movimiento y su cercanía con sus autores tuvo una extraña pero importante influencia. De ese modo, Dylan sintió un particular vínculo con la escritura, y un lenguaje renovado: un modo de concebir lo real, en contraposición, a la actitud abstraída del academicismo.

Hoy podríamos sencillamente tomar a Dylan como el último de los Beat, heredero de una generación inconfundible que tuvo sus orígenes en la década de los 60 en USA, llamada así desde que el periodista John Clellon publicó en 1952, en el New York Times Magazine, uno de sus más legendarios y polémicos artículos: “Esta es la Generación Beat”.

La polémica surgiría poco después, la Generación Beat nacería para contribuir al cambio generacional en medio de un contexto político caótico. El espíritu libre de sus protagonistas y su lucha contra el conservadurismo y la actitud bélica de los USA, fueron los catalizadores de una corriente liberal, que sirvió de base para el desarrollo del movimiento hippie y la contracultura, y que posteriormente influenciaron a grandes y legendarios músicos entre ellos Bob Dylan.

La fecunda relación entre la música y el movimiento fue intensa de principio a fin. Robert Zimmerman tomaría pues el nombre de un poeta inglés, Dylan Thomas, para erigir sobre sí uno de los nombres más legendarios en la historia de la música. No parece ser, entonces, una coincidencia: el nacimiento del rock no surge únicamente de los géneros que le antecedieron, sino de un fuerte movimiento cultural, que fundó una nueva forma de expresión, y que, en suma, vio nacer en sus raíces la construcción de una identidad vinculada a los ideales de igualdad, pacifismo y revolución.

La estética de la Generación Beat fue consolidando aquella premisa, en donde el acercamiento hacia las drogas, el sexo, y la libertad, fueron tratados sin ningún tipo de censura. Howl, el poema inevitable de Allen Ginsberg, significó una marca profunda dentro de la poesía norteamericana. Su especial tratamiento de la desolación, como margen de las grandes ciudades, contribuyó hacia el desarrollo de las disciplinas.

De igual modo, las novelas On the Road, de Jack Kerouac, y Naked Lunch, de William. S. Burrough consideradas las obras fundacionales del movimiento, abrirían camino hacia un mundo que sobrepasaba la realidad de la guerra.

No resulta extraño, en ese sentido, congregar en una misma fuerza con valor estético, el contenido lírico en la música de Dylan, con su aspecto puro y sonoro; y es que cada pieza musical en el repertorio de Dylan es también un poema.

Así la Generación Beat no puede ser entendida solamente como un movimiento literario, sino que aquello trataba de una nueva perspectiva, una actitud hacia la vida, en la que se erige un cuestionamiento hacia los valores de la sociedad estadounidense, con un lenguaje vinculado a lo cotidiano con el que Dylan, comulgó inmediatamente.

En medio de aquella premisa, Dylan construiría un legado; en su modo especial de asumir la estética de la contracultura y su salto sustancial hacia la categoría de leyenda. Esto es Dylan y la Generación Beat.

 

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS