Inicio Poesía 6 poemas de Antonio Cisneros

6 poemas de Antonio Cisneros

por Verboser

Antonio Cisneros (Lima – Perú, 1942 – 2012) fue un poeta, periodista, cronista, guionista, catedrático peruano, considerado uno de los mayores exponentes de la llamada Generación del 60′ y un referente de la poesía latinoamericana. Ente 1960 y 1065 estudió en la Pontificia Universidad Católica y  la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, de la cual se doctoró en letras en 1974.
En 1945 fue galardonado con el Premio Nacional de Poesía con el libro Comentarios reales de Antonio Cisneros; y en 1968 obtuvo el Premio Casa de Las Américas de Cuba con el libro Canto ceremonial contra un oso hormiguero, lo que lo convertiría en uno de los poetas peruanos más importantes de su generación. Es autor de  los libros  ‘Destierro’ (1961), ‘David’ (1962), ‘Comentarios reales’ (1964), ‘Canto ceremonial contra un oso hormiguero’ (1968), ‘Agua que no has de beber’ (1971), ‘Como higuera en un campo de golf’ (1972), ‘El libro de Dios y de los húngaros’ (1978), ‘Crónica del Niño Jesús de Chilca’ (1982), entre otros.  

Antonio Cisneros falleció el 6 de octubre de 2012 víctima de un cáncer de pulmón.

 

CAFE EN MARTIROK UTJA

Hay una lámpara floreada sobre el piano 
y una estufa de fierro.
Bebes el vino junto a la única ventana:
un autobús azul y plata cada cinco minutos.
Pides el cenicero a la muchacha
(alta flor de los campos ven a mí).
La luz del otoño es en tu vaso
un reino de pájaros dorados.
Pero pronto anochece.
Los autobuses no son azul y plata,
el cenicero es una rata muerta,
el vaso está vacío.
La muchacha partió cuando encendieron
la lámpara floreada y tú mirabas
la lámpara floreada.
Puedes pedir otra jarra de vino,
pero esta noche
no esperes a los dioses en tu mesa.

De El libro de Dios y de los húngaros (1978)

 

CUATRO BOLEROS MAROQUEROS

1

Con las últimas lluvias te largaste
y entonces yo creí
que para la casa más aburrida del suburbio
no habrían primaveras
ni otoños ni inviernos ni veranos

                                                Pero no

Las estaciones se cumplieron
como estaban previstas en cualquier almanaque
Y la dueña de la casa y el cartero
no me volvieron a preguntar
por ti.

2

Para olvidarme de ti y no mirarte
miro el viaje de las moscas por el aire
              Gran Estilo
              Gran Velocidad
              Gran Altura.

3

Para olvidarte me agarro al primer tren y salgo al campo
Imposible
Y es que tu ausencia
tiene algo de Flora de Fauna de Pic Nic.

4

No me aumentaron el sueldo por tu ausencia
sin embargo
el frasco de Nescafé me dura el doble
el triple las hojas de afeitar.

De Cómo higuera en un campo de golf (1972)

 

 

TECER MOVIMIENTO
(affettuosso)

Para hacer el amor
debe evitarse un sol muy fuerte sobre los ojos de la muchacha
tampoco es buena la sombra si el lomo del amante se achicharra
para hacer el amor.
Los pastos húmedos son mejores que los pastos amarillos
pero la arena gruesa es mejor todavía.
Ni junto a las colinas porque el suelo es rocoso ni cerca
de las aguas.
Poco reino es la cama para este buen amor.
Limpios los cuerpos han de ser como una gran pradera:
que ningún valle o monte quede oculto y los amantes
podrán holgarse en todos sus caminos.
La oscuridad no guarda el buen amor.
El cielo debe ser azul y amable, limpio y redondo como un techo
y entonces
la muchacha no vera el Dedo de Dios.
Los cuerpos discretos pero nunca en reposo,
los pulmones abiertos,
las frases cortas.
Es difícil hacer el amor pero se aprende.

De Agua que no has de beber (1966)

 

UN PERRO NEGRO

Un perro. Un prado.
Un perro negro sobre un gran prado verde.

¿Es posible que en un país como éste aún exista un perro
negro sobre un gran prado verde?

Un perro negro ni grande ni pequeño ni peludo ni pelado
ni manso ni feroz.

Un perro negro común y corriente sobre un prado ordinario.
Un perro. Un prado.

En este país un perro negro sobre un prado verde es cosa
de maravilla y de rencor.

De Las inmensas preguntas celestes (1992)

 

NOCTURNO

Vivo en una casa protegido
por mujeres pequeñas, alegres y benignas.

Fuera de eso, el aire es áspero y azul
(y malo para el asma).

Un abra entre las nubes y la tráquea
atrás del horizonte.

Inmóvil dentro y fuera del pulmón,
compacto y plano.

Las hormigas pululan a la luz de la luna
y sin destino.

Las aguas se retiran y nos privan
de todas las especies comestibles.

No tardes, Nora Elvira, amada y lenta.
Lenta mía y bucólica no tienes

ni siquiera la excusa
de algún verde pasado rural.

De «Propios como ajenos» Antología personal (1989)

 

ARTE POÉTICA

1

Un chancho hincha sus pulmones bajo un gran limonero
mete su trompa entre la Realidad
se como una bola de Caca
eructa
pluajj
un premio…

2

Un chancho hincha sus pulmones bajo un gran limonero
mete su trompa entre la Realidad
-que es cambiante-
se come una bola de Caca
-dialécticamente es una Caca Nueva-
eructa
-otra instrumentalización-
pluajj
otro premio

3

Un chancho, etc.

De Como higuera en un campo de golf (1972)

ARTÍCULOS RELACIONADOS