Inicio Poesía 4 poemas de Ron Padgett

4 poemas de Ron Padgett

por Verboser

Ron Padgett (Tulsa, Estados Unidos, 1942) es poeta, ensayista, narrador y traductor. En 1958, cuando tenía 17 años, fundó, con otros compañeros de su instituto, una pequeña revista de poesía, The White Dove Review, donde publicaron autores de la talla de Allen Ginsberg, Jack Kerouac, Robert Creeley y LeRoi Jones, entre otros. En 1960 se trasladó a Nueva York para estudiar en la Universidad de Columbia, donde tuvo como profesor a Kenneth Koch.
Miembro de la segunda generación de la Escuela de Nueva York, Padgett publicó en 1967 su primer poemario, Bean Spasms, escrito en colaboración con Ted Berrigan. A este libro, le siguen más de una decena de obras entre las que destacan Great Balls of Fire (1969), The Big Something (1990), How to Be Perfect (2008), y Alone and Not Alone (2015). 
Su obra obtuvo, entre otros premios, el LA Times Prize for Best Poetry Book (2014), el William Carlos Williams Prize (2014), el Robert Creeley Foundation Award (2015), y en 2012 fue finalista del Premio Pulitzer de poesía. Padgett, por otra parte, se ha dedicado a la traducción del francés de poetas como Guillaume Apollinaire y Pierre Reverdy.

 

POEMA DE AMOR

Tenemos muchísimas cerillas en casa.
Siempre las tenemos a mano.
En este momento nuestra marca favorita es Ohio Blue Tip,
aunque antes preferíamos las Diamond.
Eso fue antes de descubrir las cerillas Ohio Blue Tip.
Tienen paquetes perfectos,
cajas duras en azul claro y oscuro y etiquetas blancas
con palabras grabadas con forma de megáfono,
como para decirle más alto al mundo
“Aquí está la cerilla más hermosa del mundo,
sus cuatro centímetros de pino suave coronados
por una cabeza rojo oscuro, tan sobria y furiosa
y decidida siempre a estallar,
y encender, quizás, el cigarro de la mujer que amas,
por primera vez —y ya nada nunca
vuelve a ser igual. Todo eso te daremos.”
Eso es lo que me diste, yo
soy el cigarro y tú la cerilla o yo
la cerilla y tú el cigarro, quemándonos
con besos que arden hacia el cielo.

 

DESPUÉS DE REVERDY

Nunca hubiera querido volver a ver tu rostro triste
Tus mejillas y tu cabello despeinado
Atravesé todo el país
Bajo este húmedo carpintero
Día y noche
Bajo el sol y la lluvia
Ahora estamos cara a cara de nuevo
Qué se me puede decir a la cara
Una vez descansé contra un árbol
Tanto tiempo
Que quedé pegado a él
Esa clase de amor es terrible

 

PRÍMULA AMERICANA

Nada es
como tú crees
que va a ser.
Toma esta pequeña flor
de mí, y déjala ir
hacia la forma en que la piensas.
Y entonces ella crece
y es el rostro
de la vaca Daisy hablando,
mi joven abuela
creciendo y vistiendo
una enagua rosa que cayó
desde el cielo que estaba
celeste y puro
sobre todo el sitio
que llamabas hogar
mientras se movía
desde abajo tuyo
en la lenta
rotación de la esfera
que llamas estrella,
flor, mente.

 

POEMA

Estoy en casa.
Afuera está lindo: un sol
cálido sobre la nieve fría.
Primer día de primavera
o último de invierno.
Mis piernas bajan corriendo
la escalera y cruzan
la puerta, mi mitad
superior tipeando aquí.

ARTÍCULOS RELACIONADOS